Revisar la maquetación


Como sabéis, uno de los proyectos que están ultimándose ahora mismo es Ríos de Tinta, para la línea "Rol Negro" de Ediciones Sombra. Ya hace bastante tiempo desde que escribí el libro, y ver que por fin estamos en la recta final me llena de ilusión.

La fase en la que estoy ahora mismo inmerso es la revisión de la maqueta. ¿En qué consiste? bueno, una vez que en la editorial tienen el texto y el dibujo, el maquetador lo une en una sola forma que debe ser atractiva para el futuro comprador. Pero como quiera que los programas no son perfectos, en ocasiones ocurre alguna catástrofe (como por ejemplo, que un párrafo que escribiste no aparece), detectas alguna errata que había pasado inadvertida a todo el mundo, o sencillamente se te ocurre alguna sugerencia para el maquetador que mejora el producto final. Por ello, la fase de revisar la maquetación es importante, muy importante, es como estar poniendo el lazo al regalo.

De una forma u otra, la editorial te hace llegar el documento maquetado para que des el visto bueno. En estas ocasiones yo suelo imprimírmelo (es muy habitual que te lo manden en un pdf de baja resolución, para que no pese infinitos megas) y revisarlo con atención, con el bolígrafo rojo en la mano para cazar "gazapos" (vaaaale, a veces también el azul, ¡sois implacables!). Y creedme: siempre, siempre, siempre hay alguno. Yo me suelo esforzar mucho para evitarlos, pero por una razón u otra siempre se colará alguno. No te preocupes, que precísamente para eso tenemos esta fase.

También en esta fase de revisión de la maqueta es importante cotejar las referencias. Si dices que la tabla de armas está en la página 5, asegúrate de que esa tabla está en la página 5. Si estás trabajando con una copia impresa es un trabajo muy sencillo de hacer y evitas ese tipo de erratas que no sólo son molestas para los jugadores, sino que además resultan poco elegantes. Tampoco te extrañe si encuentras palabras que tú estás seguro que no has escrito... es muy posible que el Word u otro programa de escritura que utilices lo haya hecho por tí (a mí me cambia "estresores" por "estresares"). No está de más añadir al diccionario del programa esos términos técnicos, te ahorrará muchos de estos problemas.

Por último, una de las cosas más placenteras para mí durante esta fase es la oportunidad de reencontrarte con tu obra. Posiblemente habrán pasado al menos unos cuantos meses (a veces, años) desde que escribiste el texto y verlo ahora, antes de que se meta en imprenta, supone leerlo y casi te da la sensación de leer un texto ajeno, como si releyeras un manual que usaste hace tiempo. Esta sensación, además de ser muy curiosa, te permite tomar notas de aspectos de tu estilo de escritura que te pueden venir bien para el futuro, como tu tendencia a incluir ciertas coletillas, cierto giro lingüístico que ahora sabes que es inapropiado, etc. Pero nunca os obsesionéis... es posible que vuestro estilo haya cambiado desde que escribísteis el documento que estáis revisando, pero si os empeñáis en corregir cada línea el producto no saldrá adelante. Corregir erratas, imprecisiones o aclarar cosas sí, reescribir un libro no (si hubiera que hacerlo, tu editor ya te habría dado el toque).

En definitiva, revisar la maquetación es una fase de la producción de un libro tanto emocionante como productiva, así que disfrutadla a gusto.

Aprovecho la ocasión para agradecer a todos los lectores que vais cayendo por aquí, podéis poneros en contacto conmigo para sugerir temas que queréis que trate, criticar, identificar las numerosas erratas que puedan aparecer (gracias Tirano por tu mirada de lince), y en fin, para todas esas cosas.

2 comentarios:

eltirano dijo...

Gracias por nada. Muy interesante esta entrada. El proceso que describes me ha recordado a las pruebas de impresión de mi tesina... y me ha dado un par de ideas para un par de proyectos en los que ando metido. Un saludo.

Pedro J. Ramos dijo...

Sí, ciertamente el proceso se parece al de revisión de cualquier material escrito, yo también tuve que revisar mi tesina en su momento, y documentos similares y se parece... sólo que en los libros de rol no suele darte tanto dolor de cabeza (¡bueno, tal vez Rolemaster!)