Presentando tu texto a una editorial ( Parte 2)

Hace algún tiempo, antes de que llegara este mes tan convulso, iniciamos una serie de entradas sobre cómo presentar un texto (juego, aventura, ambientación) a una editorial. El primer artículo lo tenéis aquí, y ahora continuaremos hablando acerca de borradores, documentos y formatos. Vamos a ello.

¿Qué enviar?
Como ya dijimos en la primera entrega, es importante saber qué vamos a enviar. Por lo general hay dos posibilidades, enviar una propuesta o enviar un material ya elaborado.

Las propuestas tienen la enorme ventaja de que las presentamos antes de haberlas elaborado, y por tanto si la editorial nos dice que no les interesa eso que nos ahorramos. Pero, por otro lado, su mayor desventaja es que si la editorial nos dice que les interesa (cosa que suele ocurrir) tenemos que comprometernos a elaborar el material, y eso no es tan fácil. Conozco muchos casos de gente que dice que te va a escribir tal o cual material, y luego desaparecen sin más. Es más una cuestión de disciplina personal, pero te diría que si no te ves capaz de llevar a buen término tu proyecto en un plazo razonable (el que estipuléis la editorial y tú) mejor no hagas siquiera la propuesta, perderás credibilidad.

Si queréis una recomendación, las propuestas deben realizarse sólo cuando quieres crear un material específico para un juego. Si quieres hacer un suplemento para Eyes Only,lo presentas ya escrito y por lo que sea la editorial te dice que no, te quedas con material al que no puedes darle salida con facilidad. Si en cambio se trata de un juego que has elaborado o incluso una historia que puede adaptarse a varios juegos, siempre puedes presentarlo a otra editorial.

El material ya elaborado, como imaginarás, tiene la desventaja de que tienes que pegarte todo el "curro" antes de saber si va a ser publicado. Tal y como están las cosas hoy día, yo creo que merece la pena en el caso de las partidas multiambientales o los juegos, ya que si las editoriales te dijeran que no siempre puedes recurrir a la red o incluso a Lulú para publicarlo.

Elaborando el documento
Lo escribas antes o después de presentar tu propuesta, está claro que elaborar el documento es la parte más importante. Mi consejo es que no te preocupes mucho por el formato, utiliza un tipo de letra estándar (Times New Roman o Arial con tamaño de letra sobre 12) y, si quieres ponerles las cosas fáciles a la gente, en lugar de usar el control de carro (el intro) para separar los párrafos utiliza una separación interpárarfos antes de ponerte a escribir, facilitará las cosas a la hora de maquetar y disminuye que tengas la manía de utilizar espacios adicionales para que las páginas te queden bonitas. Porque, y aquí está la gran verdad, lo importante no es que el documento quede bonito en el procesador de textos, sino que lo que escribas sea interesante y esté bien escrito. Céntrate en eso y no te preocupes de formatos, salvo por una cosa.

Esa cosa es diferenciar bien los apartados del libro. Recuerda lo que decíamos de cómo organizar el libro. Hacerlo te permitirá mostrar bien claro la estructura que debe tener el libro y facilitará la lectura del responsable editorial que dictaminará si el material debe o no publicarse. Por si os sirve de ejemplo, yo suelo separarlo de la siguiente forma:
- Títulos de capítulo en letra más grande, negrita y mayúsculas.
- Títulos de apartado en letra normal, negrita y mayúsculas.
- Títulos de sub-apartado en letra normal y negrita.
- Si fuera preciso más apartados (no me suele gustar), cursiva o subrayado sobre letra normal.

Aquí tenéis el ejemplo:

TÍTULO
APARTADO
Sub-apartado
Sub-apartado del sub-apartado

El formato del documento
Por último tenéis que tener en cuenta el formato que vais a dar al documento. Con frecuencia me encuentro con gente que para darle un aspecto más vistozo, más de libro, le poner coloritos, cambia a tipos de letra que le recuerden al juego y hasta cierto punto maqueta su archivo en el procesador de texto, quizá incluso añadiendo imágenes. Creo que es un error. En mi limitada experiencia como autor o responsable editorial al final lo que te interesa es leer el texto, y salvo que el autor sea un autor completo (que lo presente ilustrado y maquetado de tal forma que solamente haya que revisarlo y mandarlo a imprenta, un caso verdaderamente inusual) después de leerlo hay que pasar al proceso de ilustración, maquetación etc. así que el autor ha gastado tiempo en florituras que raramente van a influir en el resultado final. Invierte ese tiempo en revisar de nuevo el texto, te será más útil.

Otro aspecto a cuidar es el formato: no envíes tu documento en un formato extraño. Envíalo en .pdf o .doc, asegurándote de que sea accesible. Lo más seguro es que si es tu primer trato con la editorial prefieras mandarlo en pdf por aquello de la seguridad, pero si te lo aceptan tendrás que acabar mandárselo en .doc o .rtf o algo para que trabajen con él, es normal, no te preocupes. De hecho, si cuando te lo acepten les envías una copia donde ellos puedan poner sus comentarios te lo agradecerán, porque podrán añadir sus comentarios sobre las páginas a los que se refieren, en lugar de escribirte un largo mail de apreciaciones donde tienes que andar cotejándolo con tu documento. Tampoco envíes archivos demasiado grandes sin consultarlo previamente, algunas cuentas de correo pueden ser limitadas.

Y eso es todo por ahora, pronto volveremos con la tercera entrega, referida a cómo hacer el contacto con la editorial. ¡Espero que a estas alturas ya tengáis el documento listo para pasar a la acción y ser revisado para su publicación!

2 comentarios:

Manu "Strawdog" dijo...

Sigo con interés esta serie de artículos. Muchas gracias por ellos.

Me ha llamado la atención la recomendación de no insertar ilustraciones y demás en los textos. La verdad es que tienes razón, lo importante es el texto y es, en definitiva, lo que le interesará a la editorial. Sin embargo, a la hora de presentar algo un poco diferente a un juego de rol o suplemento, ¿crees que sigue siendo mejor no molestarse en colocar ilustraciones?

Me refiero a algo como un librojuego, o un pseudojuego de tablero, o de cartas, o algo así.

Pedro J. Ramos dijo...

Gracias a ti Manu por leerlos :)

Sobre lo de las ilustraciones, hombre, como siempre todo es relativo: creo que debe ser difícil evaluar un juego como Roleage si no vienen al menos unos esquemas de cómo son las esferas, y con juegos como los de tablero o cartas puede venir bien... de hecho, seguramente ya lo hayas hecho, porque para probarlo con tus amigos quizá et hayas bajado unas imágenes de google y hayas hecho las cartas.

En definitiva lo que quería decir es que si las ilustraciones no son importantes para valorar tu producto final, añadirlas lo único que hace es retrasarte en tu elaboración, ya que es probable que pierdas un tiempo precioso de escritura buscándolas por la red, además de añadir "peso" al archivo. Si te sirve de ejemplo, el Eyes Only era un simple documento de word escrito todo en arial y sin colores.