Eliminar viejas costumbres

Muchos de nosotros tenemos ciertos vicios al hablar o al escribir, no hay más que recordar al difunto Jesús Gil y su "y tal y tal". En la escritura de material rolero ocurre de igual manera.

En estos días lo he tenido muy presente porque un amigo y seguidor del blog ha estado revisando una aventura que escribí hace unos meses y yo mismo estoy revisando Aquelarre. Las coletillas, muletillas y vicios que tenemos al escribir son importantes, porque cargan de trabajo adicional al revisor y es algo que podemos evitar si nos esforzamos.

El truco está en hacer dos cosas: en primer lugar ser conscientes de cuales son nuestras coletillas y, en segundo lugar, estar pendientes de no introducirlas cuando escribimos, aunque a veces sintamos un deseo irrefrenable.

Imaginemos, por que ejemplo, que sentimos predilección por introducir adjetivos que ilustren claramente lo que queremos decir. Una frase podría ser ésta:

La estéril noche llega tardía a los confusos personajes jugadores, que se encontrarán con la atractiva mujer que les citó en el turbio local a la hora señalada.

No es que esté mal, pero... ¿Realmente es preciso dar toda esa información en una única frase? si ya hemos definido previamente a la mujer como atractiva, es un adjetivo que podemos suprimir, y lo mismo ocurre con "estéril", ¿Qué es una noche estéril, por muy evocador que resulte algo así en una poesía o en una obra de narrativa? en ocasiones pensamos que nuestro material rolero (aventura, ambientación) debe asemejarse a un texto literario al uso, pero, ¿Es necesario?

Permitidme que me salga un poco del tema, pero hace muchos años, cuando empezaba a escribir yo pensaba así, al menos en parte, pero con el tiempo he llegado a pensar que lo que tenemos que conseguir en un texto de rol es:
  • Que sea claro para el lector, que sepa lo que queremos decir.
  • Que proporcione información necesaria y suficiente para que el lector pueda usarlo en sus partidas.
  • Que ayude a transmitir el ambiente de la historia.
  • Que sea literariamente adecuado.
Y por ese orden. Podemos ser grandes escritores, pero si no somos claros y no damos la información que necesitan nuestros lectores, tanto da que demos rienda suelta a nuestro talento.

Pero me estoy desviando del tema, ya volveré sobre eso si os interesa en otra entrada. La cuestión es que primero debemos ser conscientes de cuales son nuestras muletillas al escribir. Para esto nos será muy útil el comentario de nuestro revisor, que habrá visto de primera mano nuestros hábitos en acción. Tomar nota de ello es importante, tanto que si me apuras no estaría de más tener un post-it sobre el monitor cuando estamos tecleando.

Una vez que somos conscientes de ello el siguiente paso es poner especial cuidado al escribir. Si hemos escrito un párrafo de golpe gracias a nuestra inspiración, cuando lo repasemos a ver si es correcto debemos prestar especial atención a esas costumbres (¡mirando al post-it!), si están presentes, debemos plantearnos si es necesario corregirlas, y en ese caso intervenir sobre ellas. Si están plenamente justificadas y no las hemos utilizado en párrafos muy cercanos (anteriores o posteriores) podemos seguir adelante.

¿Y vosotros? ¿Estáis pendientes de vuestros vicios al escribir? ¿Cuales son?

5 comentarios:

Delfar dijo...

Yo tengo costumbre de empezar las frases con formas como "La verdad es que", "Aunque", "Además"... Y aunque no está mal si empiezas todos los párrafos o cada dos pues canta bastante...

Mira que no hay sinónimos en el castellano...

Britait dijo...

Yo perdi el uso de las tildes hace mucho, cosa que intento recuperar acentuando al menos los textos que se que van para pdf o para el blog (en los foros y chats sigo escribiendo sin acentos).

Otro de mis vicios es repetir palabras en la misma frase "La figura al margen transmite lo qe quiero transmitir" por ejemplo y este es muy dificil de ver por mi mismo y lo veo en una relectura detenida o cuando mi esposa revisa los textos.

La dislexia y las erratas de teclado es otro problema, que tras años de chat me afecta, y confundo las enes con las eses en tiempos verbales (poner "tu estaban" o "ellos estabas").

Y por último, que me enrollo mas que una persiana (xD) y le voy tres vueltas a la misma otra a veces.

Todo ello hace que me sea bastante complicado el escribir bien, o sea, para que lo lea otro... mis notas son un caos que solo entiendo yo. Es una de las razones por las que soy tan poco productivo a la hora de escribir articulos y otro tipo de material.

Un saludo, toy leyendome el eyes only.

Carlos de la Cruz dijo...

Yo abuso de los puntos suspensivos al final de las frases... aunque procuro no incluirlos cuando escribo algo tipo manual...

Sí, los puntos suspensivos esta vez están puestos adrede :P

Selenio dijo...

Pues yo estoy en un estado evolutivo (como creador) anterior al vuestro porque lo cierto es que desconozco cuáles son mis "malas costumbres".

Supongo que tendré que comprarme algún amigo que corrija mis textos y me lo diga. XD

Selenio.

P.D: Si alguien lee mi blog, acepto críticas. XD

Delfar dijo...

Yo al contrario que Britait añado tildes de más, que es algo que me he dado cuenta recientemente...

Sobretodo en palabras como tí, ésto, Fué...

Creo que es debido al problema que comenta Britait tras mucho tiempo escribiendo sin tildes en la internet del pasado ahora se me va la mano en dirección contraria...