No les compres

Imaginad una como ésta, pero con el texto correspondiente,
que se note que sois roleros  y tenéis imaginación.

Hoy toca reflexión. La idea que pretendo defender en esta entrada es realmente simple, pero sin duda sujeta a debate. Antes de comenzar me gustaría pedir a todos aquéllos que se consideran coleccionistas de juegos de rol que se salten la entrada, o sepan ver que la cuestión no va con ellos. También quiero hacerme eco de esta entrada de Maestro Terrax, que salió publicada el mismo día que yo terminaba la que hoy os presento, y que en cierto modo habla de la misma cosa. Como no quería que salieran dos cosas tan parecidas tan seguidas la fui retrasando, retrasando... y bueno, nos ha dado 2012 y la saco en plena cuesta de enero, para que no se diga...

En el mundillo "friki" el coleccionista más conocido es el de los cómics

Hechas las consideraciones iniciales podemos entrar en materia. Y la cuestión es así de sencilla: basta darse un paseo por páginas, blogs y foros especializados en nuestra afición para darse cuenta de que existen numerosos productos que no nos convencen. O, como dirían algunos, que somos unos criticones. Pero seguramente esas críticas tienen razón de ser, al menos en gran parte de los casos. A veces es debido a su redacción, otras veces a su edición, otras por su precio... las razones son múltiples, y cada persona y cada producto tienen las suyas. A veces esas objeciones son anecdóticas ("Mira, han traducido tal término por este otro que yo considero mejor, qué le vamos a hacer") y otras nos superan ("El libro se ha convertido en polvo al llegar a la página treinta"). En cualquier caso, creo que estas cosas se miden de acuerdo con la escala de cada uno, y lo que a algunos les parece claramente intolerable, para otros es una mera anécdota, sin perjuicio de que haya extremos en los que todos estemos de acuerdo. Pensad por ejemplo en la temperatura: la calefacción nos agrada a todos ahora que hace frío, a unos nos gusta más que a otros, pero si la ponen al máximo durante todo el día es mucho más probable que todos nos quejemos.

Establecidos estos hechos, lo que yo os propongo hoy es algo que seguramente muchos de vosotros ya hacéis: no compréis aquéllo que no se corresponde con vuestras necesidades y deseos como consumidor de juegos de rol, aunque sea para "proteger la industria patria". Y eso incluye los libros que yo he escrito, claro.

La razón es que con nuestras compras podemos enviar un mensaje equivocado, precisamente el mensaje que según dicen muchos se envió a La Factoría de Ideas en el momento de auge de Mundo de Tinieblas: que compraríamos cualquier suplemento, por escasa que fuera su calidad y utilidad. De hecho, supongo que si la estrategia de agujerear libros y saldarlos a 6,66€ no hubiera resultado, no la habrían repetido año tras año.

Como dijo Ricard Ibáñez en varias ocasiones, nuestro mundillo ha demostrado tener una "mala salud de hierro", y creo que merece la pena apoyar los productos que consideramos meritorios e interesantes, y no hacerlo con los que no lo son.

Veamos algunas de las objeciones más frecuentes

Hay muchas razones por las que podemos no estar de acuerdo con la edición de un juego, permitidme enumerar algunas:
  • El precio nos parece elevado para lo que ofrece. Una de las razones más frecuentes, y más lógicas. Para mí es perefectamente válida. Por ejemplo, si una aventura de una sola sesión me cuesta más euros de los que yo creo que vale, no merece la pena que me gaste ese dinero. Eso sí, también creo que debo ser consecuente, y no obtener el producto por otros medios porque crea "que no vale lo que piden" (sí, ya sabéis que me refiero a piratearla). También puedes esperar a ofertas (como el Viernes Negro), saldos o, incluso pagarla entre todo el grupo de juego. Por ejemplo, yo me hice con el Ánima en una de estas ofertas en una tienda de mi ciudad.
  • La traducción no es de nuestro agrado. Si esto es así, yo creo que tenemos dos opciones: comprar el material original o no jugarlo. Si el juego nos gusta, recomiendo hacer lo primero, y nada nos impide hacer nuestra propia traducción de lo que queramos para usar en juego. Por ejemplo, aunque Dungeons & Dragons 4ª tuviera un manual básico con bastantes erratas a sus espaldas (que creo que no ha sido así, al menos en mi opinión), a mí me seguía compensando comprarlo en castellano porque jugar en mi mesa de juego con la edición en inglés no es una opción muy cómoda para gran parte de mis jugadores y para mí mismo. En cambio, hay otros juegos en los que puedo desenvolverme con soltura en ese idioma. De todas formas, creo que en general todos somos más tolerantes con las traducciones, y salvo que sean totalmente deleznables (y no sabría poneros ningún ejemplo en el ámbito del rol) las asumimos.
  • La edición no nos convence.  Nosotros queríamos el libro en tapa dura y ha salido en blanda. Queríamos blanco y negro y ha salido en color. Las razones son muchas y creo que vuestra decisión debe basarse en vuestra indignación. Por ejemplo, yo tengo El Rastro de Cthulhu, y poco después pude ver la versión original. Reconozco que me disgusté, sobretodo por el cambio en el papel, y si hubiera visto ambos libros antes me hubiera decantado por la edición en inglés. Algo parecido me ocurrió con El Anillo Único, ya que el hecho de que los dados, una vez abiertos, queden colgando por ahí me irrita un poco. Todavía me estaba debatiendo sobre qué hacer... hasta que tuvieron a bien regalármelo estas Navidades. El juego tiene una pinta estupenda (no lo he leído) pero reconozco que lo de los dados me tiene bastante rallado.
  • La editorial no nos convence. Si lo que no nos gusta es la editorial que está detrás del juego puede parecer que tenemos un problema. Si compramos el producto les hacemos ganar dinero, pero no nos gusta eso, porque no simpatizamos con ellos. En este caso, yo os diría que si el producto os interesa lo compréis, porque eso se traduce en números: si no compramos aquéllo que no nos gusta, pero sí lo que nos gusta estamos dando un mensaje a la editorial de hacia dónde dirigirse. Además, el pobre autor seguramente no tenga la culpa de vuestra querencia (o falta de ella) hacia la editorial. Por ejemplo, yo decidí no apoyar a Quépuntoes en su momento no consumiendo sus productos (cosa que sí había hecho cuando eran Caja de Pandora), porque las prácticas que estaban realizando no me parecían aceptables.
  • El ilustrador no nos convence. Seamos sinceros, muchos libros nos atraen solamente por su acabado visual. De igual forma, algunos nos repelen justo por lo mismo. Aquí creo que lo mejor que puedo recomendaros es que penséis en que al final juegas con las reglas, partidas y demás, no con los dibujos. Aunque si quieres el libro para hacer bonito en la estantería la cosa es distinta... un ejemplo de dibujos poco agraciados lo tenemos en algunas aventuras de Pathfinder (recuerdo por ejemplo una parte del Adenture Path "Curse of the Crimson Throne"), pero eso no quita que la aventura me siga pareciendo interesante y me la comprase encantado.
  • El sistema de juego no es de nuestro agrado. Aquí ya depende de lo maniáticos que seáis con los sistemas. Yo compré Juego de Tronos (la versión publicada por Devir) porque me gustó mucho la ambientación, y sabiendo que seguramente no jugaría con las reglas d20 más que para probarlas. También recomiendo ver el peso que tienen las reglas en relación con el resto del libro. Comprar el NSd20 por las tres ambientaciones que incluye probablemente no sea muy rentable, aunque bueno, ahora que está en pdf igual sale más a cuenta.
  • La ambientación no nos convence. Aquí ocurre lo mismo que en el caso anterior. Para mí si la ambientación no me seduce muy, pero que muy bueno tiene que ser el sistema de juego para que le dé una oportunidad. Muchos juegos no han despertado mi interés por este aspecto. De hecho, no sabría deciros un ejemplo de juego que me haya comprado solamente por el sistma.
  • El autor no nos convence. Si no nos gusta nada en absoluto de ese autor, pues sinceramente, creo que es difícil que te guste este nuevo trabajo suyo. Aunque se reinvente, es muy posible que algunos de sus "vicios" estén ahí y no termine de gustarte. Si estás muy interesado en el producto trata de informarte, y luego decide. Aunque no es mi caso, algo así le pasa a alguna gente con John Wick.
Y este último comentario enlaza con lo que quiero comentar ahora: algunas de estas cosas solamente las podemos comprobar desarrollando una actitud activa como consumidores, esto es, informándonos del producto que estamos pensando en adquirir, sea jugándolo, ojeándolo o leyendo en la Red sobre él. Aquí juega un papel primordial las reseñas, algo que hoy en día se hace mucho, pero a mi juicio no con el detalle que merece. Las fotoreseñas y videoreseñas, tan habituales en estos tiempos, deben completarse con otras aproximaciones más extensas. Por poneros dos ejemplos, tenemos la reseña de El Anillo Único de JMPR o la que yo mismo hice de Fragmentos, y en la que intenté poner todas las cosas que a mí me gusta leer en una reseña. De hecho, creo que si algo hecho de menos en la blogosfera y otros medios similares (podcast, etc.) son más reseñas, extensas, y con conocimiento de causa, que ayuden a tomar decisiones. En este sentido yo intento recopilar todas las de mis publicaciones en este blog, positivas y negativas, porque todas ayudan al consumidor que necesita saber qué se está comprando.

Foto reseñas, necesarias pero no suficientes

Para concluir, creo que siguiendo esa sencilla máxima de "si no te satisface, no lo compres" creo que podemos no solamente hacer un uso más racional de nuestro dinero, sino también ayudar a las editoriales a saber qué nos gusta de lo que publican y qué no. Y desde el punto de vista del autor, al menos a lo que a mí respecta, prefiero que mis libros se compren para jugarlos o, como mínimo, para disfrutar con su lectura.

Pero, como decía, estos consejos son sólo para los compradores de rol, no para los coleccionistas, que se (nos) regimos por otros criterios. A los coleccionistas que, como yo, no tienen todo el dinero que quieren para comprárselo todo de golpe les recomiendo aplicar parcialmente estos criterios. Por ejemplo, yo tengo intención de aquirir la nueva edición de La Llamada de Cthulhu, pero como es un libro del que espero pocas novedades preferí hacerme primero con Yggrasil o El Anillo Único que, como mínimo, me van a aportar más a corto plazo en la forma de una interesante lectura (aunque ya os adelanto que después de Navidades he acabado con los tres en mis manos... ¿Veis lo que decía del coleccionismo?).

28 comentarios:

El Guardián dijo...

Interesante entrada, si señor. Hay que dejar de llevarse por el consumismo y el patriotismo ese que mencionabas y comprar con cabeza. Y no solo para no crear una idea erronea, sino porque el bolsillo bien lo agradecerá.

Nebilim dijo...

Me encuentro con muchos roleros que compran por comprar, compran por ser productos españoles, porque es de Nosolorol o de Ludotecnia... es disparatado.
Hice un artículo crítica hace unos mesecitos pero en mi caso, me echo encima de los coleccionistas y las ediciones de lujo.
http://arcano13.com/fanzine/spip.php?article427

No traté en momento el "patriotismo" pero dejo caer ésto:
"También los hay que sienten un impulso por comprar todos estos productos por su deseo de que el rol no se acabe, que si no compran un manual de novedad en particular el mundo implosione y cierre una de sus editoriales favoritas, cuando lo que le venden es un montón de nada."

El Dungeon Master dijo...

Muy, muy interesante, si señor. Yo sigo esas máximas casi a rajatabla. El tema de erratas o fallos similares en el texto los paso más porque entiendo que somos humanos y eso pasa, además yo lo he sufrido y hay veces que por mucho que lo intentes pasa.

Lo que no tolero es que el original sea mucho mejor (Anillo Unico, que me jodio mucho la verdad), o la mala ambientación ( el sistema me da igual, pero la ambientación...

En fin, muy buen artículo

Sendel dijo...

Discrepo en muchos puntos pero respeto su opinión que es lo que yo veo que ha plasmado.

Creo que deberiamos hablar primero de que entendemos cada uno por reseña, porque podemos caer en el error de pensar que son análisis exhaustivos.

Algunos de los que hacemos reseñas intentamos hacer lo que podemos, que no es poco, puesto que ocupan un tiempo muy valioso.

Hay muchas formas de hacer reseñas y cada uno es libre de hacerlas como mejor considere, como cada potencial lector es libre de leerlas o no.

Buena entrada como de costumbre. :-)

Pedro J. Ramos dijo...

Hola a todos, gracias por pasaros :)

Centrándome en Sendel, y en el tema de las reseñas...

Sin duda las reseñas pueden ser de muchas formas y, encima que la gente las hace, como para ponerse exigentes, pero creo que en estos últimos tiempos proliferan las meras fotoreseñas (fotos del producto, que si se hace una vez bien, es suficiente) y pocas de contenido. Precisamente las que haces tú de los suplementos del Señor de los Anillos me parecen muy interesantes, porque al margen de las fotos, se encuentra una valoración sobre las expectativas y el contenido real (a "Los puertos de Gondor" me remito).

A mí me gustaría ver más reseñas, más variadas, y que no solamente tuvieran fotos o una enumeración de capítulos. Me gusta leer qué tiene de interesante el libro para el que lo lee, qué cosas "raras" tiene (desde erratas a secciones que hay que leer exhaustivamente porque no quedan claras, ese tipo de cosas) y muchas más cosas que podríamos mirar. Desde luego, hacer una reseña tan extensa es una tarea titánica, por eso quería resaltar que me gusta que haya variedad en tipos de reseñas.

En cualquier caso, sin duda el tema de las reseñas es algo que tocaba un poco de refilón aquí. Si te interesa podríamos hacer una entrada específica sobre ella, yo una aquí y tú una en tu blog, y así hacemos un poco de "cross-over".

Haco dijo...

Si todos estáis descontentos con el anillo único en español, ¿Por qué no encuentro ninguno en Ebay a un precio asequible de 20 a 30€? Ya sabeis si alguno lo quiere vender se lo compro.
En cuanto a lo de comprar por comprar conozco mucha gente q compra por el simple hecho de tener ya sea por afán coleccionista o por otras excusas, yo en cambio intento no comprar casi nada a no ser que lo haya probado y vea que realmente vale la pena.

Tierras de Fantasía dijo...

Interesante entrada. El coleccionismo sigue siendo un lastre económico para muchos (véase yo) pero ejercer una serie de criterios a la hora de saber qué hacer con nuestro marco económico se antoja fundamental. Subrayo eso.

Ah, y las reseñas. Fundamentales. Yo siempre opto en mis prioridades por lo que puedo leer por la rolesfera. Seguro que hay más de uno como yo =)

Sendel dijo...

Podría ser un buen tema para una entrada, aunque la conclusión yo la veo clara.

Es un tema que si realmente quieres deberiamos hablar por mail.

Gracias por el ofrecimiento y por una respuesta tan rápida a mi comentario. :-)

Pedro J. Ramos dijo...

Tienes un G+ :)

Bester dijo...

no entiendo muy bien el objetivo del artículo puesto que considero obvio que si algo no te convence no lo compres.
Muchos de los aficionados a los juegos de rol somos coleccionistas y no jugamos a la mayoría de los juegos que tenemos en las estanterías o nos descargamos gratis en pdf (que eso también es coleccionar ).
Nos gusta comprarlos , y leerlos y tenerlos pese a quién pese y se contribuya a crear una falsa idea de que se juega todo el rol que se vende o adquiere..
Respecto a comprarlos y criticarlos..lo veo una prerrogativa del consumidor y el que paga...si pagas por un artículo ¿porqué no puedes denostarlo si no te gusta? ¿sólo valen las opiniones buenas?
en fin..como bien dices está bien leer reseñas completas pero hay la objetividad que muchas veces buscamos no se encuentra en muchos de los supuestos críticos que se encuentran en la red y "cojean" demasiado en sus filias y fobias.

saludos ;)

Pedro J. Ramos dijo...

Bester, la idea del artículo me surgió después de unos meses (de agosto a noviembre del año pasado, para ser más exactos) en el que percibiía que toda la gente del entorno rolero con el que me trataba se compraba de todo a lo loco... sin considerarse coleccionistas, sin intención de jugarlo, sin nada... y va, oye, cada cual hace lo que quiere con su dinero, pero creo que hay alternativas razonables que, además, te permiten ahorrar algo.

Desde luego, si algo no te gusta tienes todo el derecho a criticarlo, faltaba más. Si en el artículo he dado pie a pensar otra cosa indicadme dónde que lo corrijo, porque vamos, no era mi intención.

Lo que sí quería clarificar es que no me parece justo que alguien se escude por ejemplo en el coste de una aventura para, después, piratearla y dirigirla como si tal cosa. Sobretodo habiendo alternativas gratuitas.

Bester dijo...

aclaro mi comentario, no creo que nadie compre por comprar sino que creo que una generación de roleros se ha convertido (lo sepa o no y me incluyo ;)) en coleccionistas.

El juego se valora no solo por la diversión que puede darnos jugándolo sino por la forma y el fondo.

Lo que quiero decir es que si no compras para jugar en cierta manera eres un "coleccionista" de juegos de rol, aunque en éste caso , no hay que ser "completista"


Sobre las críticas y reseñas, acalro también, que no es algo que digas en tu artículo, sino algo que se comentaba en G+ y a veces se trata de puntillas. El hecho , de que parece que las críticas negativas estén hechas todas a mala fe. Esto genera un clima de ,peloteo mutuo y amiguismo que impide encontrar objetividad de la que puede ser útil a los compradores.


Comprar por apoyar iniciativas españolas o a una editorial, me parece una tontería, como bien comentas y creo que poca gente lo hace.

saludos

Dexter Willoughby dijo...

Todo NO vale, desde luego. Yo hace tiempo que compro solo aquello que realmente me interesa... con lo que ahora que lo pienso, hace realmente mucho que no compro rol.

Por otra parte, me revientan aquellos que compran por comprar, por ver las estanterías llenas de las últimas novedades. No entiendo el coleccionismo, como no entiendo el consumismo. Por no hablar de que le transmiten un mensaje equivocado a las editoriales, esto es "Eh! lo compramos todo" cosa realmente mala para los aficionados.

El Maestro dijo...

Gracias por la mención. Se ve que tanto tú como yo teníamos la misma sensación por aquel entonces ;P Aunque mi artículo era más bien una apología por el Criterio de Compra, es decir, que pensemos lo que compramos y lo compremos con gusto y no para ayudar a ninguna entidad, sino porque nos gusta lo que compramos por "h" o por "b".

Sinceramente me ha gustado mucho lo que dices sobre "dar un mensaje erróneo a las editoriales". A mí últimamente me empieza a molestar escuchar o leer anuncios en los que me intentan crear una necesidad sobre algo que realmente no necesito al grito de "¡Cuidado que te quedas sin él! ¡Tiradas limitadísimas! ¡El fin del mundo!", etc.

Pedro J. Ramos dijo...

Sí, Maestro, la verdad es que creo que era una sensación compartida. Y, la verdad, a mí no me ha desaparecido. Pero bueno, basta leer estos comentarios para darse cuenta que igual peco de alarmista. Pero algo bueno ha salido de todo esto, ya veréis ya... :)

El Dungeon Master dijo...

Yo no compro por comprar, compro lo que e gusta y espero poder jugar, no cre que me haya comprado un juego nunca sin tener la intención de jugarlo, otra cosa es lo que luego ocurra, porque el tiempo, disponibilidad etc, es limitado, muchas veces no queremos ser coleccionistas, pero, nos convertimos en ello, sin quererlo. Yo este mes he pillado 6 juegos de rol, os parecerá una locura, pero es que los quería jugar ( y jugaré desde luego) y cayeron todos ahora por la sencilla razón de que eran ofertas. Hay un consumo quizá en demasía detras, cierto, pero no son para decorar.

Como digo, nos convertimos en coleccionistas casi sin quererlo XD

Light Artisan dijo...

.
Muy interesante, Pedro J.

Yo me considero un coleccionista, pero gracias a Dio tengo mi nicho acotado y puedo mantener el control del gasto. Y no sólo eso, si no que además intento por todos los medios sacarle algún partido al material que compro.

Sin embargo, en el ámbito más general, siempre intento informarme primero, leer algunas reseñas variadas después (Me gusta leer cosas de la gente que se apasiona con un juego y de gente que lo aborrece: Ambas perspectivas me parecen necesarias para saber qué es bueno y qué no lo es) y, si puedo, descargarme el material antes de comprarlo, e incluso jugarlo. Y cuando dispongo del dinero, pagarlo sin duda alguna, pero sólo si realmente me gusta.

ahí la parte de las reseñas es fundamental, y como bien dices, ultimamente hay muchas reseñas de material con poca "chicha". Así que ese artículo sobre qué o como deberían ser las reseñas me parece de lo más interesante.
.

Groo dijo...

Hoy en dia es muy raro encontrarnos ya con ese coleccionismo compulsivo tal y como estan las cosas pero es cierto que hay gente que sigue rindiendose a ese impulso coleccionista y se lanza a comprar cualquier cosa. Como ya comentaron anteriormente las reseñas son de gran ayuda a la hora de adquirir algun producto pero solo deben tomarse como eso, ayudas orientativas por que como bien apuntaron las reseñas son muy objtivas y puden no destacar algunos aspectos muy importantes para otros.

Avatar dijo...

Celebro que alguien por fin llame a las cosas por su nombre. Me refiero al tema de las reseñas. Últimamente hemos caído en un costumbrismo que nos impele a hacer muchas fotos a un libro y decir que lo hemos reseñado, cuando en realidad es lo mismo que puede ver uno en la tienda. Meritazo... Echo de menos, como Pedro J. algo más de información en muchas presuntas reseñas (llámense asó o críticas, o análisis o lo que sea).

Por lo demás, el resto de la reflexión me parece de una obviedad manifiesta y coincido con lo vertido por Bester al respecto.

Un saludo :)

Tron dijo...

Muy buena entrada, Pedro!

Pedro J. Ramos dijo...

Bueno, el tema de reseñas lo vamos a tratar próximamente en este blog... y en el de Sendel, porque las "negociaciones" han llegado a buen puerto. A ver si sale algo interesante.

Gracias a todos por pasaros a comentar.

ClubMiskatonic dijo...

Creo que no tiene mucho sentido esta entrada,todos sabemos como administrar nuestro presupuesto y cada cual decide en que gastarlo.¿que las ediciones en inglés estan mejor?Por supuesto,pero deberíamos de alegrarnos de que nos publiquen juegos traducidos al español,porque no todo el mundo entiende el ingles y no puede optar por ediciones originales.A muchos les gusta comprar los libros como lectura novelística,pues normalmente viene un mundo,historias,relatos,personajes,ilustraciones..a veces el sistema en sí es lo de menos,ya que luego incluso uno mismo puede adaptar esa ambientación a su sistema propio de juego.Siempre me hace gracia ver un producto de autores españoles,con Slang me lleve una grata sorpresa y es uno de mis preferidos,para otro lector podrá ser uno de sus peores juegos,todo es cuestión de gustos.

Light Artisan dijo...

.
ClubM: Precisamente, lo que dice Pedro J. (O eso entiendo) es que existe cierta tendencia a comprar por comprar sostenida por argumentos que no tienen mucho sentido: "Es mi juego favorito", "Hay que apoyar el mercado nacional", "No lo voy a jugar, pero al menos así siguen sacando cosas", etc.

Hoy por hoy, y por desgracia, hace que esa actitud permita que ediciones nefastas y suplementos deleznables sigan publicándose y las editoriales adquieran una mentalidad de "publica, que ellos compran". Al negarnos a comprar basura, les indicamos a las Editoriales y Autores cual es el camino equivocado y cual el correcto (Para nosotros, los compradores).

Para entenderlo, basta con echarle una ojeada al suplemento "Acólitos" para La Llamada de Cthulhu publicado por La Factoría...
.

ClubMiskatonic dijo...

Light Artisan:Esque precisamente es a donde voy,ya que esa basura que dices que publican,para algunos lectores será maravilloso,y como gustos hay de todo tipo,no puedo clasificar de basura una publicación que no me gusta,porque a otro puede que si le guste,y viceversa.Creo que todos los argumentos que dices,son bastantes sostenibles teniendo en cuenta las preferencias personales de cada uno,y todo es respetable.No creo que porque algunos lectores no lo compren,dejen de publicarlo,me parece bien que hagan todo tipo de publicaciones de rol en castellano,porque lo que se puede conseguir,es que dejen de publicar cualquier tema relacionado con el rol en castellano,y como dije antes,no todo el mundo entiende el inglés.

El suplemente Acolitos,no es muy bueno que digamos para mi gusto personal,pero alabo la iniciativa de publicarlo,me encanta leer rol y todo material publicado siempre es bienvenido,luego cada cual que decida si comprarlo o no,es de libre elección,y en la variedad está la diversión.

Pedro J. Ramos dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios de nuevo, en estos tiempos en los que las redes sociales se llevan buena parte de la "vidilla" posterior a una entrada da gusto venir a una que tiene más de 20 comentarios.

La verdad es que Light Artisan ha resumido muy bien lo que yo quería decir con el artículo.

Ligando con lo que comenta ClubMiskatonic, yo también creo que la valoración de un producto es esencialmente personal (ligada a las necesidades y expectativas de la persona que lo consume) y por tanto, lo que para unos es "cojonudo" para otros puede ser "del montón". Dicho esto, lo que quería hacer era recalcar algo que para muchos es obvio: que me parece mejor estrategia apoyar lo que nos gusta, que apoyarlo todo.

cp dijo...

Dejando aparte opiniones personales sobre las compras, etc, que cada uno puede basarse en su afan de coleccionismo, y para que negarlo, en las posibilidades de su economia, me ha gustado mucho el punto de las reseñas.
Si ya comentas que pensais hablar del tema más adelante, guardo las opiniones para ese momento, pero toda la razón.

ClubMiskatonic dijo...

El tema de las reseñas desde luego que sí lo compartimos,y aunque acabamos de estrenar el blog y va más enfocado a las actividades de nuestro club,en la sección noticias,trataremos de hacer reseñas bastante extendidas y elaboradas.Con ganas también de leer dicha entrada.Saludos

Transmetropolitan dijo...

Me parece un gran artículo. No obstante, me parece que lo que quiera el jugador de rol hoy en día tiene poco peso, ya que las editoriales tienden a ir a por el coleccionista, haciendo productos atractivos para coleccionistas pero muy caros para los tiempos que corren...

¿Dónde quedaron esos manuales como La llamada de Cthulhu de JOC que por 2500 pesetas tenías un manual con el que jugar durante años y encima te lo llevabas a todas partes porque no tenías miedo a que se rompiera? ^^